viernes, 31 de enero de 2014

EL COLOR EN NUESTRA IMAGEN PERSONAL



 El color para cada persona


Cuando estudiamos seriamente nuestra imagen, no podemos soslayar la importancia del color en la elección de nuestro guardarropas.  Podemos gastar tiempo, dinero y energía en seleccionar las mejores telas o los diseños más exquisitos, pero si erramos en la elección del color que nos complementa y nos realza, hemos hecho un vano esfuerzo y nos veremos (contrariamente a nuestro deseo) opacadas y transmitiremos el mensaje equivocado.  Por eso hoy, te comparto un resumen extraído del Libro "Secretos del vestidor" de Carolina Aubele, Asesora de Imagen destacada en la Argentina a la que sigo desde hace años.

---------------------------------------------------------------------
"En relación con la imagen corporal, los colores son una herramienta clave del lenguaje no verbalDicen de nosotros mucho más de lo que pensamos.

Cada persona tiene una paleta particular de colores naturales, determinada por el tono de su piel y el matiz en la coloración de su boca, por el color del cabello y de los ojos.  Esta gama de colores predominante varía a lo largo del año: en invierno pasamos meses sin exponernos al sol, en verano nos bronceamos y cada piel reacciona de manera diferente a la exposición solar.

La sabiduría en el uso de los colores está en considerarlos herramientas para embellecer nuestros colores naturales.  Cuando la moda trae un nuevo tinte, hay que saber adaptarlo a nuestra carta de colores.  Por ejemplo si se usa el marrón, habrá que ver cuál es el marrón que más nos favorece: no es lo mismo un marrón africano que un marrón tabaco, o chocolate, o cognac, o café. 


Los colores de nuestras prendas, accesorios y maquillaje deben complementarnos a nosotras y no al revés.


Los colores

Colores neutros y no colores:  entre ellos se incluyen los que van del gris claro al negro, y los tonos oscuros de verdes, marrones y azules, con algún componente de negro o gris en la mezcla, también el berenjena muy oscuro y el lavanda grisáceo.  Son ideales para bajar la atención de ciertas partes del cuerpo, porque tienden a reducir la zona cubierta y a mantenerla fuera del centro de atención en el equilibrio de la imagen total.

Colores estridentes: rara vez complementan nuestra natural carta de color.  Son visualmente expansivos y agregan volumen.  Son ideales para llamar la atención sobre áreas que nos interesa resaltar, aunque sea con un detalle.

Colores cálidos: son los derivados del amarillo y el rojo, como los naranjas, los tierra, los violetas cálidos, el bordeaux, el frutilla.  Los colores cálidos invitan, iluminan y realzan.

Colores fríos: pertenecen a la familia del azul.  Se incluyen los verdes y violetas que tienen mezcla de azul y por eso se oscurecen, y también los grises, el hielo y los marrones con esa mezcla.  Transmiten calma y ponen distancia, son funcionales por ser oscuros y estilizan la figura.

Colores que aportan luz: se incluyen los claros con alto contenido de blanco, los pasteles y los colores vibrantes claros, vinculados a la naturaleza y a las frutas, como el melón, el limón, el manzana, el mandarina, el durazno y el sandía, también el aguamarina, el lavanda claro, el lila, los rosados, los celestes y vainillas, entre otros.

  

Los colores para los distintos tipos de piel



Lo ideal es armar una carta de colores que nos complementen y no que nos emparejen y uniformen, con opciones para distintos estados de ánimo.  Se trata de indicaciones generales que cada persona deberá experimentar y ajustar.


Pieles aceitunadas: las favorecen los rosados, que agregan calidez.  Los colores claros las iluminan: blanco, natural o pasteles muy claros.  Los claros que carecen de luz, como el beige y el té con leche, se confunden con la piel y no la complementan tan bien.  Los metalizados, dorados y cobres cálidos funcionan bien mientras que el peltre, por ser más oscuro, tiende a apagar.  Conviene evitar el verde oliva y los marrones y azules muy apagados.

Pieles rosadas: el complemento ideal son los claros que no son cálidos, como el gris perla, el natural, el hueso, el hielo, el lavanda o los celestes, pero conviene evitar los claros relacionados con los rosados y también los pasteles cálidos como el salmón y el coral claro.  Dentro de los oscuros funcionan muy bien el marrón chocolate y el africano, los grises, azules y verdes.  No favorecen los violetas y el orquídea, o los que tengan tonalidades vinculadas al rosado aunque sean oscuros.

Pieles blancas: las favorecen los colores definidos, como los rojos, el naranja o el bordeaux.  Blanco y negro combinados son también una opción interesante.  Si la piel blanca no tiene nada de rosado,  quedan muy bien los colores relacionados con lo antiguo, como rosa viejo o rosa té, beige claro, gris perla claro, amarillo clarito y hueso.  Estas pieles pueden usar negro,  pero con conciencia de que el contraste  que les genera remite a un estilo más vamp, elegante y misterioso.  Opciones más amigables dentro del oscuro son el chocolate, el verde, el gris grafito y el violeta oscuro.  Los azules oscuros tienden a envejecer un poco.  De los colores fuertes son preferibles los vibrantes claros, siempre y cuando no sean cítricos.  Las pieles blancas tienden al naranja, entonces tienen que obviar los salmones y anaranjados claros.

Pieles latinas: prácticamente todos los colores les quedan bien.  Entre los fuertes, los verdes, amarillos y rojos funcionan a la perfección.  En los claros no hay limitaciones, pasteles incluidos.  Los pasteles subidos quedan maravillosos: coral, verde aguamarina, frutilla, mango, celeste cielo, entre otros.  No son ideales, los azules y grises muy oscuros.

Pieles oscuras: se complementan bien con los colores que agregan luz, con todos los claros y los estridentes, como fucsia, turquesa, amarillo, verde esmeralda, azul cobalto o eléctrico, rojo fuerte o naranja, también con tonos ácidos.  La gama del marrón corre riesgo de pegarse demasiado a la piel, salvo que sean claros o se combinen con otros colores que lo corten (un traje marrón con una camisa amarilla o natural).  Las combinaciones insólitas de colores son ideales para las morenas."

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

- Has tenido en cuenta la elección del color adecuado para tus proyectos de costura?

- Te ha pasado que un modelo que te tenía enamorada no luce en tu persona como lo hubieras deseado o lo contrario, un modelo simple te hace ver espectacular?  


Nuestro atuendo debe dar marco a nuestra persona.  
No debemos perdernos en él sino utilizarlo para resplandecer !!!


Espero como siempre que este artículo te sea de utilidad y me despido hasta la próxima entrada !!
  
                                                                                                                                               

sábado, 25 de enero de 2014

DOS VESTIDOS DE NIÑA CON TUTORIAL


Tutoriales para confeccionar vestidos de niña



Varias veces me han pedido patrones, instrucciones o algún detalle para la confección de vestidos de niña y como todavía no me acerco al tema, te comparto dos blogs que participan de la Red Facilísimo. Ambos comparten el tutorial de la confección y el patrón gratis, así que espero que te sean de utilidad.



Blog Patrones Mujer de Gema Cabanillas.

Comparte este modelo sencillo con alforzas que viene con el tutorial en video y el patrón es gratuito.  Es ideal  para empezar, más fácil imposible y Gema lo hace ver más sencillo aún con su gran técnica.


vestido-jaretas

Blog Oh Mother Mine, de Marta Cárdenas

Tiene este modelito con tablas y cuello peter pan, pero también básico y fácil de hacer, también con tutorial de la confección en video y patrón gratis.



En este blog estamos en otro tema, pero esto es lo bueno de la colaboración que propone el proyecto de Red Facilísimo, ya que lo que yo todavía no puedo brindarte por estar fuera de programa, te lo pueden brindar otros blog amigos y yo con mucho placer te los comparto. Gracias a Gema Cabanillas, Marta Cárdenas y a la iniciativa de Red Facilísimo por propiciar este trabajo colaborativo tan refrescante. 


Como siempre espero que este artículo te sea de utilidad y me despido hasta la próxima entrada!!!


viernes, 17 de enero de 2014

TRASLADO DE PINZA DE BUSTO


Un ejemplo de traslado de pinzas



El traslado de pinzas implica utilizar las pinzas del trazado básico de un patrón a otra parte del mismo.  En el traslado podemos utilizar el espacio de la pinza para generar recortes, drapeados, pliegues, alforzas, etc, o simplemente agregar vuelo al modelo.




Se llama así principalmente al traslado de la pinza de busto y la pinza de hombro, pero ya veremos que también las pinzas de entalle pueden trasladarse en algunos casos.






En el post de la semana pasada vimos una forma sencilla de trazar una pinza de busto.  Esta pinza, trazada así, tiene la particularidad de poder coserse en el mismo lugar en el que se la traza originalmente, pero sirve para ejemplo el traslado que realicé en el modelo de mini-vestido que confeccioné últimamente.


El esquema está trazado hasta la cintura, y el largo lo podemos aplicar a gusto, logrando una blusa, un mini-vestido o un vestido más largo.










Vamos a proceder así:

- Al trazado inicial, le vamos a hacer un corte longitudinal a la altura de la separación de busto y vamos a cortar también uno de los lados de la pinza trazada (esquema de la izquierda).
- Luego unimos las dos líneas correspondientes a la pinza y volvemos a trazar el costado del patrón (esquema de la derecha).





Con esto ya tenemos la pinza trasladada.  


En este ejemplo podemo utilizar la amplitud de la pinza para dar vuelo a la prenda si no la cosemos y la dejamos caer libremente.  



En el mini-vestido lo que hice fue coser la pinza hasta la base de busto y el resto dejarlo abierto, con lo cual logré un corsage entallado  y un tablón que da amplitud a la falda.
Cuando lo estrene te lo muestro mejor, hoy sólo quería que veas un ejemplo de cómo se puede transformar una pinza de busto para crear un modelo a nuestro gusto y placer.  




Como siempre espero haberte sido de utilidad y me despido hasta la próxima entrada !!!

viernes, 10 de enero de 2014

TRAZADO DE LA PINZA DE BUSTO


 La pinza de busto


Como te anticipé en el post anterior, hoy vamos a ver de qué manera trazar (de manera sencilla) una pinza de busto.








- Una vez que tenemos el trazado realizado, tomamos el patrón delantero y bajamos la línea de cintura con la diferencia entre el largo del talle de espalda y el largo del talle delantero, es decir, al largo de talle de espalda restamos el largo de talle delantero y nos da M1 según el gráfico.

- Desde arriba hacia abajo del patrón, aplicamos la medida de la altura de busto y trazamos una horizontal, generando así la línea de busto (línea de puntos del gráfico).

- De izquierda a derecha, sobre la línea de busto, aplicamos la mitad de la separación de busto (M2 del gráfico).

- En el costado (lado derecho del patrón), desde la línea de busto aplicamos, hacia arriba y hacia abajo la mitad de la medida M1, generando así la pinza de busto,  (M3 según el gráfico).



Esta es una forma simple de aplicar la pinza de busto sin mayores cálculos ni complicaciones. La diferencia entre el largo de talle de espalda y el largo de talle delantero (M1) es la clave para saber qué pinza aplicar en cada caso.  Luego puede hacerse más o menos profunda según el modelo que vayamos a realizar o el efecto que queramos lograr en la prenda, pero estas cuestiones las podremos ir viendo a medida que avancemos en las transformaciones para diferentes modelos.


La semana que viene te comparto el traslado que utilicé para el vestido que estoy realizando.  

Espero como siempre que este artículo te sea de utilidad.  Si es así podés dejarme tu comentario y compartirlo.

Gracias y hasta la próxima entrada!!!

sábado, 4 de enero de 2014

Año Nuevo, Tema Nuevo: TRASLADO DE PINZAS


Vestido con pinza trasladada


FELIZ AÑO NUEVO !!!


Este es el primer post del año y estoy con todas las pilas!!!

Reafirmando este objetivo de Crecer Juntos/as, cominenzo mi primer prenda del año, aprovechando para empezar a transitar un nuevo tema.


Todo empieza con una hermosa tela que encontré, con la medida justa menos unos centímetros para un pantalón y justa menos unos centímetros para un vestido que tenía diseñado... 


así que al plantear el corte, tengo que renunciar a algunos detalles del modelo (no hay mal que por bien no venga) y decido aprovechar el ancho, trasladando la pinza de busto para dar vuelo y de paso abrir esta puerta mágica llena de posibilidades:  el traslado de pinzas.




Hemos aprendido ya a trazar el molde o patrón base de la falda recta, el molde o patrón base para blusa (sin pinzas), el molde o patrón base de manga, el molde o patrón base de pantalón, el molde o patrón de cuello baby, el molde o patrón de cuello de camisa con tirilla... y ya estamos en condiciones de comenzar a hablar sobre las pinzas del corpiño.

La pinza es una herramienta que se utiliza para darle tres dimensiones a los patrones, sin ellas estamos trabajando en dos dimensiones: largo y ancho.  Con la pinza agregamos profundidad que es la tercera dimensión... y hasta aquí llegamos, ya que la cuarta dimensión aún es desconocida!!!!

El patrón de corpiño, el que vulgarmente llamamos patrón para blusa, tiene varias pinzas. Podemos utilizarlas a todas en un modelo o alguna de ellas de acuerdo a la necesidad del mismo y también ligado al morfoltipo (tipo de forma) del cuerpo con el que estemos trabajando.  

En el siguiente post, te muestro el vestido terminado y vemos la pinza de busto y el traslado para este modelo, así que si te interesa el tema, nos encontramos la semana que viene, en este mismo lugar.

Me despido con un fuerte abrazo virtual deseándote un año lleno de ... 
TODO LO QUE VOS QUIERAS!!!!