jueves, 1 de noviembre de 2012

NO FORZAR NUESTRA MÁQUINA DE COSER...


Hoy llevé a reparar la máquina doméstica...


Aprovecho la oportunidad para contarte algo.




Las máquinas tienen un mecanismo que hace que todo funcione como debe ser.


Cuando estamos cosiendo y vemos que algo raro pasa, como que la máquina no avanza, o no hace bien la puntada, o cualquier otra cosa fuera de lo común, no es conveniente que intentemos forzarla.

En ese caso lo mejor es parar de coser inmediatamente y revisar si todo está en su lugar;  el enhebrado, la tela, la tensión, TODO.

Si seguimos acelerando y tironeando la prenda, lo único que vamos a lograr es dañar una de las dos cosas o tal vez las dos.

Aquí, ella ocupando su lugar
Así se ve ahora sin la máquina



















Este es otro momento en el que podemos aprovechar para trabajar nuestro carácter.

1)  Paramos
2)  Revisamos 
3)  Volvemos a intentar

Siempre con paciencia y suavidad.  

Si no nos sale naturalmente, podemos respirar profundamente y contar hasta 10 (o hasta 100, según la necesidad)

Así nuestra máquina nos puede durar mucho tiempo más y en mejores condiciones.  No olvidemos que es nuestra mejor aliada para nuestro tabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita, no te vayas sin dejarme tu opinión por favor!!!